Qué es un flujo de caja: conoce el estado financiero de tu negocio

Por qué es importante conocer las salidas y entradas del dinero en un tiempo determinado; qué beneficios tiene monitorear la liquidez de tu negocio.

Todo emprendedor debería saber qué es un flujo de caja, también llamado cashflow, para entender la lectura de las cuentas de su negocio y revisar hacia dónde se dirige en el corto, medio y largo plazo.

Los flujos de caja brindan información que te será clave para tener una visión del futuro de tu negocio, saber si tienes la posibilidad de solicitar un préstamo, llevar un mejor control de tus finanzas, pagar tus deudas y además, tendrás una mirada racional al momento de tomar decisiones. 

 

Qué es un flujo de caja

El flujo de caja es un reporte financiero que te permitirá conocer cuáles son los ingresos y egresos de dinero de tu negocio en un periodo determinado. Existen distintos conceptos relacionados con el flujo de caja que te ayudarán a interpretar mejor sus resultados. Como el flujo de caja neto, que es el resultado de restar los ingresos menos los gastos que tiene el negocio.

  • Por ejemplo, los ingresos podrían ser el dinero obtenido a través de las ventas de tus productos en un mes. Los gastos serían el alquiler del local, el salario de los trabajadores y las compras de materia prima para poder producir. 

Además el flujo de caja neto puede ser positivo o negativo.

  • Un flujo de caja neto positivo significa que tus ingresos son mayores que los gastos que hayas tenido. Esto es importante porque si estás pensando en solicitar un préstamo, los bancos estarán dispuestos a ayudarte.
  • Un flujo de caja negativo significa que gastaste más del dinero que ingresó.

 

Cómo hacer un flujo de caja de forma sencilla

Armar un flujo de caja puede resultar complejo si no eres un experto en números. Sin embargo, te compartimos algunas pautas para comenzar a armar uno en una tabla de Excel:

  1. Lo primero será, en una planilla de Excel, colocar una fila que se llame: Saldo inicial de caja, que se irá completando con el monto disponible del mes anterior. Si es tu primer mes, no coloques ningún resultado, pero el próximo mes si lo tendrás que hacer ya que tendrás esta cifra.
  2. Luego, tendrás que colocar un listado de todos tus gastos fijos, uno debajo del otro. Pueden ser: la luz o el gas de tu local, impuestos y la compra de materiales, entre otros. Estos datos los colocarás en la primera columna. 
  3. Tercero, cada columna hacia la derecha será un mes distinto. Por lo que mes a mes tendrás que ir completando cuáles han sido cada uno de tus gastos fijos. Luego de colocar todos tus gastos, calcula el total.
  4. Después del listado de todos tus gastos, en la misma columna pero con un apartado distinto, haz una lista de todos tus ingresos, que pueden ser tus ventas, y súmalos al final de la lista. 
  5. Por último, en la última fila, resta la cantidad de ingresos menos la cantidad de egresos y ahí tendrás tu flujo de caja.
  6. Recuerda que el próximo mes, este número lo tienes que poner en la fila de Saldo inicial de caja así puedes saber con cuánto empezaste y con cuánto terminas.

Con este resultado sabrás si tu flujo de caja es positivo o negativo y luego podrás comenzar a tomar decisiones para seguir impulsando tu negocio.

Da un paso más y aprende a generar reportes que contribuyan al armado del flujo de caja

 

Para qué sirve el flujo de caja

Conoce cuáles son algunos de los datos que podrás obtener si utilizas esta herramienta:

 

Detección de pérdidas

El flujo de caja señala de forma específica cuánto dinero perdió tu negocio y, sobre todo, las razones de esos resultados negativos.

 

Mejor administración del dinero

Tendrás una idea clara de tu capital de trabajo, de tus compromisos financieros y de otras realidades que reflejan cómo gestionar el capital de tu negocio de forma correcta.

 

Optimización de la toma de decisiones 

Podrás analizar coherente y estratégicamente las oportunidades de solicitar un crédito y también sabrás qué tan convenientes son para el negocio y si tiene la capacidad financiera para costear intereses, cuotas mensuales y otras obligaciones.

 

Adquisición de nuevos recursos

Con los resultados de la caja de flujo sabrás si es un buen momento para comprar más insumos para elaborar tus productos, si puedes adquirir nuevos equipos y si puedes contratar a más personas.